¿Qué tiene que ver la pandemia del coronavirus con la escasez de contenedores en la logística del transporte, y como esto te está afectando?

Desde el puerto de Shanghai, a Rotterdam, hasta Manzanillo. La realidad es que la falta de contenedores es una gran problemática logística que trae al mundo de cabeza.

La crisis mundial ocasionada desde principios de este año por COVID-19, no solo fue de carácter humanitaria, sino también económica. Esta trajo cambios drásticos, tanto buenos como malos, en tan poco tiempo.

La buena noticia, es que hay una recuperación drástica en la economía mundial a comparación del segundo trimestre.

La mala, es que esta trae consecuencias fuertes en la cadena de suministro. En particular, el aumento de tarifas de embarques debido a la escasez de contenedores para la carga de mercancías. Este es uno de los mayores problemas, ya que se tiene que contrarrestar la creciente demanda de Asia hacía el resto del mundo.

Aunado a esto, también hay problemas críticos como escasez de labor y congestionamiento en los puertos marítimos del mundo.

Recuperación económica y falta de contenedores

Las exportaciones mundiales están incrementándose a un nivel constante desde el tercer trimestre del año, al haber una recuperación económica mundial de forma de ´V´. Esta está creando un pico en la demanda de contenedores.

Este problema se ve acentuado en China, el mayor exportador del mundo, como es de esperarse, ya que las exportaciones han crecido notablemente en los últimos meses.

Aunque del otro lado, las importaciones han disminuido drásticamente, lo que significa que contenedores vacíos se quedan varados en puertos extranjeros. Muchos no son regresados a China a tiempo para seguir con su ciclo de ruta.

Hablando de costos, según el índice EXA, la tarifa promedio por la ruta China-México está superando en los últimos meses la barrera de los 4,030 dólares, en contenedores de 40 pies. Esto comparado con 1,092 dólares de la tarifa en abril, un incremento de casi 270%. (fuente: https://eax.eiffmx.com/)

Otro factor que afecta a la creciente demanda es que, con la actual recuperación económica, los minoristas están aumentando su inventario por temor a una nueva ola de casos de COVID-19.

Relacionado: medidas de salud que se toman en transporte terrestre por COVID-19.

¿Todo esto en qué afecta la vida diaria de millones de personas?

Aunque dentro de todo esto hay factores más detallados, como el tamaño del contenedor, el tipo de refrigeración, material, tiempos, etc., lo que sí es un hecho es que es un problema que, aunque sabemos que se debe de normalizar, mientras tanto, sí trae consecuencias no solo en el mundo de la logística, sino en el aumento de precios y escasez en productos de uso cotidiano.

Desde electrodomésticos, hasta frutas y verduras, la escasez actual de contenedores trae grandes problemas en nuestra economía, y al igual que el COVID-19, esta crisis no se sabe hasta cuando durará.