La contingencia por el COVID-19 ha creado grandes retos a nivel mundial y
ha tenido un gran impacto en las cadenas de suministro del mundo.

Específicamente en México, hay empresas que no tuvieron opción más que frenar por completo sus operaciones y/o producciones. De la misma manera hay empresas que no pueden frenar sus operaciones precisamente para mantener la economía activa, como por ejemplo el transporte terrestre de carga.

El transporte terrestre de carga es un gran factor contribuyente a mantener la economía activa ya que es la manera en que se maneja la distribución de necesidades básicas tales como medicinas, alimento, equipo de protección personal, etc. Referente a esto, la misma Cámara Nacional de

Autotransporte de Carga (CANACAR) ha comunicado en varias ocasiones el compromiso que tiene la Cámara con el país para que el impacto económico sea el mínimo y al mismo tiempo garantizar el abasto de las necesidades básicas anteriormente mencionadas.

Ante esta situación, la CANACAR compartió un conjunto de recomendaciones sanitarias a seguir para las empresas de este giro. De esta manera todas las empresas están en la misma página de evitar la propagación del COVID-19 entre sus trabajadores y clientes.

Algunas de estas medidas sanitarias y afectaciones en el transporte terrestre internacional son:

  • Los conductores deben llevar protección para los ojos, cubrebocas, gel antibacterial.
  • Hay controles de temperatura para los conductores en varios puntos de carga y descarga.
  • Los procesos aduanales son aún más tardados y costosos debido a las mismas medidas sanitarias y el personal reducido de este.

Referencias

  • https://www.jornada.com.mx/ultimas/tiempo-de-industria/2020/04/01/transportistas-se-blindan-contra-el-covid-19-2779.html
  • http://www.logisticamx.enfasis.com/notas/86426-covid-19-y-su-impacto-el-transporte-internacional-mercancias
  • https://www.tibagroup.com/mx/medidas-covid19-transporte-terrestre
  • https://www.mundomaritimo.cl/noticias/mexico-el-356-de-la-flota-de-camiones-de-carga-se-encuentra-detenida-por-la-emergencia-del-coronavirus